Connect with us

Cultura

Alan Turing: De héroe a Villano solo por ser homosexual

La historia de Alan Turing es uno de los episodios más vergonzosos de la historia moderna. Un hombre que debería haber sido un héroe e idolatrado al lado de Einstein y Newton en los libros de historia, fue asesinado a causa de la homofobia y los prejuicios sociales.

Alan Turing puede presumir de ser una de las personas más importantes de la historia de la humanidad. Matemático británico nacido el 23 de junio de 1912, desde muy pronto comenzó a demostrar su capacidad para entender los algoritmos y conseguir que una máquina también lo hiciera, lo que le llevó a ser considerado como uno de los padres de la computación. Pero su mayor logro fue ‘acabar’ con Hitler: 65 años después de su muerte, ha recibido su merecido reconocimiento.

En la Segunda Guerra Mundial, el genio de Alan Turing logró descifrar los códigos y mensajes encriptados de los nazis, haciendo que los Aliados tuvieran acceso a todas las comunicaciones secretas del tercer reich.

El trabajo de Turing era tan bueno que las tropas aliadas no podían solo interceptar y detener todos los ataques porque develaría que estaban siendo espiados. Hubo que emplear todo tipo de trucos para ocultar su éxito. Todo su trabajo se narra detalladamente en el libro semificcional «Cryptonomicon» de Neal Stephenson, la historia del auge de la criptografía moderna.

Alan Turing literalmente salvó al mundo de la dominación nazi. Sin su trabajo, la Segunda Guerra Mundial habría terminado de manera muy diferente. El régimen nazi podría haber permanecido invicto, hubiese mantenido indefinidamente el control del norte de Europa y Asia occidental. Los japoneses podrían haber mantenido el control de Asia oriental. Nuestros mapas del mundo se verían muy diferentes hoy. E incluso si se les hubiese ganado la guerra, sin el trabajo de Turing, es probable que millones de soldados y civiles más hubieran muerto en la lucha.

El brillante matemático creó, en 1934, la máquina de Turing, considerada como un prototipo de los actuales ordenadores cuyas leyes son la base de la ciencia de la computación. Lo que le ayudó a formar parte fundamental en la Segunda guerra Mundial.

Tras la II Guerra Mundial Turing creó uno de los primeros ordenadores como los actuales, que además de digital era programable: podía usarse para muchas cosas con solo cambiar el programa.

Todavía nadie ha conseguido crear un programa que supere esa prueba, el test de Turing. Con 40 años él había abierto el campo de la Inteligencia Artificial

Pero Turing tenía algo que la sociedad del momento consideraba inaceptable e, incluso, ilegal: era homosexual. 

Si Alan Turing no hubiera sido homosexual, su nombre podría sonar tan familiar para todos nosotros como Einstein, Newton o Galileo. Todo lo que tenemos hoy en día en cuanto a tecnología trabaja en función a las investigaciones, invenciones y descubrimientos de Turing.

Un robo acabó con su carrera

En 1952, un amante gay del científico ayudó a un cómplice a robar en su casa, llevándose todo tipo de objetos de valor. Durante la investigación policial, trascendió que Turing era homosexual. Fue arrestado y condenado por indecencia, y se le dio la opción de prisión o castración química. Turing eligió la castración. También se le denegó acceso a las instalaciones de Bletchley Park, el centro criptográfico del Reino Unido, en el que Turing trabajó durante la II Guerra Mundial.

En ese momento, en Reino Unido la homosexualidad era un delito, además de que era algo rechazado en una sociedad mayormente conservadora y sumamente religiosa.

El 7 de junio de 1954, a la edad de 42 años, Alan Mathison Turing se suicidó tragando cianuro. Unos, lo consideraron un suicidio; otros, un asesinato. Una de las mentes más grandes en la historia de la humanidad se perdió para siempre, y uno de los héroes más grandes de la Segunda Guerra Mundial murió en vergüenza y desgracia por el simple hecho de ser homosexual.

Eso es lo que determinó la investigación policial. Según la autopsia la causa de la muerte fue envenenamiento con cianuro; y junto a su cuerpo fue hallada una manzana mordida. Así que los investigadores concluyeron que Turing había inyectado cianuro en la manzana antes de morderla. Pero la manzana nunca se llegó a analizar, lo que deja abiertas otras posibilidades.