Connect with us

Noticias

El coronavirus ya estaba presente en Italia en diciembre segun reveló estudios de las aguas residuales

El coronavirus ya estaba presente en Italia en diciembre, según revela el análisis de las aguas residuales

Un estudio que ha analizado aguas residuales revela que el coronavirus estaba circulando en Italia desde diciembre. 

«Se han encontrado rastros de SARS-Cov-2 en muestras de aguas residuales tomadas en Milán y Turín el 18 de diciembre y en Bolonia el 29 de enero», señala Giuseppina La Rosa, autora principal del estudio

El análisis de aguas residuales se está consolidando como una técnica prometedora para detectar la posibilidad de un rebrote de coronavirus, y también está ayudando a los investigadores a determinar cuándo llegó exactamente el virus a cada país.

Hasta ahora, los primeros casos de coronavirus en Italia se habían registrado en los primeros meses del 2020, pero un nuevo estudio revela que el coronavirus estaba circulando en el país ya en diciembre. 

La investigación ha sido realizada por el Instituto Nacional de Salud de Italia y ha analizado las aguas residuales de las ciudades del país para detectar la presencia del coronavirus. 

«Se han encontrado rastros de Sars-Cov-2 en muestras de aguas residuales tomadas en Milán y Turín el 18 de diciembre y en Bolonia el 29 de enero», señala Giuseppina La Rosa, autora principal del estudio, según recoge Bloomberg

El análisis de aguas residuales se está consolidando como una técnica prometedora para detectar la posibilidad de un rebrote de coronavirus, y también está ayudando a los investigadores a determinar cuándo llegó exactamente el virus a cada país. 

Un estudio similar en Barcelona detectó presencia del Sars-Cov-2 en enero, a pesar de que los primeros casos en la península no se habían registrado hasta finales de febrero.

La detección del virus en las aguas es posible gracias a que los pacientes lo expulsan mediante heces y otros métodos de secreción. Sin embargo, no parece que haya que preocuparse por que el agua vaya a ser una fuente de propagación. 

«Es muy poco probable, prácticamente imposible», explicaba Arnau Casanovas, microbiólogo español de la Universidad de Yale, en una entrevista con Business Insider España.