Después de estar a punto de morir por COVID-19 y sobrevivir a la enfermedad, la latina Janet Mendez empezó a recibir facturas del hospital Mount Sinai Morningside. Primero recibió una de $31,165 dólares pero la siguiente, de $401,885.57, le pegó un susto aún más fuerte.

Con dificultades incluso para caminar y más aún para trabajar, Mendez ha estado preguntándose cómo pagar mientras se enfoca también en su recuperación. El hospital le redujo la factura en $ 326,851.63, según The New York Times. Aún así, encontrar más de $75,000 dólares no parece una tarea fácil.

No voy a poder pagar todo esto“, pensó la mujer de 33 años. Ahora, después de recibir varias llamadas telefónicas hostiles del hospital, Mendez tiene la esperanza de que su compañía de seguro le cubra buena parte de los costes.

Un portavoz sel centro médico dijo al Times que Mendez había recibido por error una factura que tendría que haber ido directamente a su aseguradora o al Gobierno. Los pacientes con coronavirus deberían estar exentos de pagar la mayor parte de su atención gracias a los paquetes de ayuda federal. Sin embargo, como en el caso de Mendez, los errores son comunes y los afectados tendrán que resolver el complicado proceso de facturación mientras se recuperan.

La facturas de Mendez no tienen un buen desglose y la mujer se queja de que ella no sabe qué medicamentos le administraron y de que no entiende algunos conceptos por ser demasiado vagos. Algunos de los servicios más costosos figuran simplemente como gastos “médicos, cuidado cardíaco”.

Los hospitales de la ciudad de Nueva York recibieron más de tres mil millones de dólares de ayuda federal, según el diario neoyorquino. El que atendió a Mendez –Mount Sinai Morningside– consiguió al menos $63.7 millones destinados a compensar los gastos que ha supuesto tratar a pacientes con COVID-19.

Share:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.